Vino, Turismo y Maridaje

Caja de las letras
Caja de las letras

Un reserva del 91 continuará su crianza en lel Instituto Cervantes

Un reserva del 91 continuará su crianza en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes en homenaje a la cultura del vino.

Este acto forma parte del acuerdo de colaboración que desde 2018 mantienen la FEV y el Instituto Cervantes para promover la cultura del vino y sus vínculos con la lengua española.

Está previsto que el legado permanezca guardado en la Caja hasta el año 2041, coincidiendocon el 50 aniversario del Instituto Cervantes.

El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, y el presidente de la FEV, Pedro Ferrer, han renovado esta mañana el legado a la cultura del vino que desde el año 2018 permanece en la Caja de las Letras de la sede del Cervantes en Madrid. En esta ocasión, se ha depositado un vino reserva de 1991, año de fundación del Instituto Cervantes, para que continúe envejeciendo en la caja nº 1458 que lleva por nombre “Oda al vino”, en referencia al manuscrito original de la obra de Pablo Neruda que se introdujo coincidiendo con el 40º aniversario de la FEV y gracias también a la colaboración con la Fundación Vivanco.

El vino, cedido por la bodega Marqués de Riscal en representación del conjunto de las bodegas de la FEV, cuenta con una etiqueta conmemorativa precisamente de ese primer legado con el manuscrito de Neruda, y está prevista su apertura en el año 2041, coincidiendo con el 50 aniversario del propio Instituto Cervantes.

Durante el acto de renovación del legado, el presidente de la FEV ha destacado las similitudes que existen entre la Caja de las Letras y las propias bodegas, que actúan igualmente como cápsula del tiempo en las que guardar los vinos, a veces durante años, en barricas y botellas hasta que alcanzan su máxima expresión, aquella que el elaborador quería transmitir y que refleja fielmente los valores de la tierra en la que nace ese vino y de la bodega que los hace.

Para Ferrer, después de 7.000 años de historia de actividad vitivinícola en el mundo son innumerables las referencias culturales que incluyen al vino o lo tienen como su temática principal, particularmente en un país como el nuestro. “Por eso tiene todo el sentido que la cultura del vino tenga un espacio en esta Caja que custodia objetos y recuerdos de la trayectoria vital de escritores, artistas, músicos, científicos, cineastas o actores, a muchos de los cuales seguramente el vino inspiró en alguna ocasión”, ha señalado.

Por su parte, el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, ha destacado que “cuando hablamos de vino hablamos de cultura pero también de toda la riqueza de nuestra sociedad”. De igual modo, ha puesto en valor lo que significa el vino no ya para la literatura sino para la conversación: “Nosotros nos dedicamos a defender la lengua y la cultura española, sabemos que el dialogo es entendimiento y un modo de comprender al otro y no se me ocurre mejor forma de hacerlo que estar sentado con una buena copa de vino”.

Reserva del 91

Previamente al depósito del nuevo legado, el director de la Fundación Vivanco, Santiago Vivanco, ha extraído el material depositado en la caja nº 1448, que conmemoraba la cultura del vino a través de una colección de fotografías personales y correspondencia privada de Mario Benedetti y que se introdujo en 2020 con motivo del centenario del nacimiento del autor uruguayo, nieto e hijo de enólogos.

LaFEVyelInstitutoCervantescolaborandesde2018paraacercarlaculturadelvinoporelmundo

La colaboración entre la FEV y el Instituto Cervantes se remonta al año 2018 cuando firmaron su primer convenio, renovado posteriormente en 2020. Desde entonces, ambas entidades han trabajado juntas en la publicación de ‘La bodega literaria española”, un libro escrito por el profesor Miguel Ángel Muro y que ya va por su tercera edición, compilando una pequeña muestra de la enorme huella que el mundo del vino ha dejado en las letras españolas a lo largo del tiempo.

Además, ambas entidades pusieron en marcha el ciclo de catas culturales de vino en centros exteriores del Instituto Cervantes, que ya va por su quinta edición y por el que han pasado más de 1.500 personas en algunos de los 43 eventos celebrados en 23 ciudades diferentes con el objetivo principal de difundir la cultura del vino y dar a conocer sus vínculos con la lengua y la literatura en español al público extranjero.

Relacionados